Los planes de crisis de comunicación online no sirven para casi nada. Los canales de información, multiplicados por miles en Internet, se pueden conocer pero ya no se pueden controlar. Hay que ir un paso atrás, mejorar productos y servicios y ser más transparentes.