Pagar en el parquímetro desde el móvil resuelve el problema de la falta de monedas y la extensión del tiempo sin acercarse al coche. La odisea: hay distintas aplicaciones e incidentes sin resolver, como las multas con el ticket en vigor.