Algunas empresas agrandan a diario sus orejas creando canales de escucha en las Redes Sociales, pero no han diseñado procesos para canalizar las sugerencias, peticiones, quejas e iniciativas del cliente. Otras sí lo han conseguido a través del crowdsourcing.