En los últimos años, mis colegas de profesión han sufrido profesionalmente no sólo por la crisis económica, sino por la crisis estructural del sector editorial, un sector que se ha resistido durante años a dejar la tinta y el papel para publicar en Internet, probablemente porque no encontraba y sigue sin encontrar la manera de cuadrar los ingresos y los gastos en el medio digital.

Más de 6.000 periodistas han perdido su empleo en los últimos años en España según datos de la Federación de Asociaciones de Periodistas Españoles (FAPE) y eso, sin contar los que después de haber acabado la carrera no han sido capaces de encontrar un empleo adecuado a sus capacidades. Cuando yo empecé a estudiar en Madrid, corría el año 1986, había cuatro facultades de periodismo en España, tres públicas y una privada en la Universidad de Navarra. Hoy, podría afirmar que hay una o varias por autonomía, lo que hace que multitud de licenciados acaben por tirar la toalla y se dediquen a otros menesteres que les permitan sobrevivir.

El mundo Social Media cambiará en pocos años la mala situación de los periodistas y no precisamente porque se vayan a convertir en community manager, que también, sino porque los contenidos, y especialmente los buenos contenidos, serán la forma en que muchas empresas se anunciarán en el futuro. Pero vayamos por partes.

Las compañías siguen invirtiendo en impactos publicitarios, a través de medios como la televisión, la radio o la prensa, pero no tardarán mucho en pasar de impactar a millones, donde hay de todo, a hablar y tratar al público que realmente les interesa a través principalmente de canales digitales.

Muchas empresas han empezado ya a desarrollar contenidos para sus páginas webs y para sus blogs y a distribuirlos y hacerlos más visibles a través de las redes sociales. El propósito: atraer posibles clientes a la marca. Por otro lado, algunas compañías han empezado a anunciarse en medios digitales a través de contenidos. Es lo más parecido al Publirreportaje de toda la vida, donde el anunciante pagaba por un contenido escrito que él mismo elaboraba, normalmente sobre las bondades de su empresa, y el periódico lo intentaba diferenciar en letra y maquetación del resto de las páginas impresas colocando la palabra Publirreportaje en la parte superior, para que no confundiera al lector. Ahora, en el caso de Forbes.com no se llama Publirreportaje, sino Advoice. Empresas como SAP o Microsoft han insertado ya este tipo de anuncios en la edición digital de Forbes. Por supuesto, los contenidos tratan de ser profesionales e interesantes porque quieren atraer al lector y no ahuyentarle.

La mayoría de las organizaciones, que no son especialistas en editar contenidos, están subcontratando la elaboración de los mismos. Skyword, una start up americana con 50 empleados, da servicio desde Boston a empresas que quieren adentrarse en el mundo digital a través de estos contenidos. Ha realizado proyectos para organizaciones como IBM o Procter & Gamble y tiene ya una base de datos de 18.000 periodistas freelance. Muchos de ellos trabajan con Skyword en proyectos de larga duración escribiendo desde cualquier parte del país y otros son contactados para informaciones más especializadas y temas científicos.

Regina Vértiz, senior content strategist en Skyword, me comentaba hace unos días que no solamente es importante la elaboración de los contenidos sino sobre todo su distribución en la red y la medición a través de herramientas tecnológicas y aplicaciones. “Medimos el posicionamiento de los contenidos en buscadores como Google, pero también el valor y la calidad de los mismos frente a la cantidad. Nuestros sistemas de medición permiten al cliente saber si los contenidos están alcanzando el objetivo que se había propuesto”, añadía.

Que habrá trabajo para los periodistas, especialmente para los buenos, es un hecho que ya empieza a vislumbrarse. Y me atrevo a decir que aunque estos profesionales asumirán más riesgo al trabajar como freelance, gracias al mundo Social Media vivirán en mejores condiciones que las que acostumbran trabajando las horas que decidan y con mejor horario.
Skyword (video)
Artículo publicado en mi Blog de Expansion.com